domingo, 28 de septiembre de 2014

PEQUEÑAS COSAS






PEQUEÑAS COSAS



Hoy deje que el amanecer me arrullara con su brisa, que me recordase otros veranos, cuando despertaba a las once de la mañana, cuando me perdía medio día.


Hoy amanecimos juntas el alba y yo, su despertar dejo en mi piel el primer rayo de sol, y pensé ¿cuantas personas compartirán conmigo el alba?


Cuantas personas se estarán enamorando en estos instantes como yo, mirado las huellas en la arena del ayer ya borradas, y dejando las nuevas cerca del atardecer seguro y ardiente.


Me quedare dormida junto a las olas, y al igual que los jóvenes después de una noche de marcha, me quedare vencida y perdida en tus miradas de antes, cuando nada me parecía importante, y ahora hasta la brisa lo es.


Que poca importancia damos al día a día, que poco nos importan las pequeñas cosas que forman una vida entera, que poco nos importa el segundo siguiente, y como se quedan cerca de nosotros las cosas ya vividas y sin remedio.


Esperemos con alegría cada segundo por vivir, no por que pueda ser el ultimo, simplemente por que pueden ser maravillosos, y tenemos oportunidad de vivirlos…segundos después.



9 comentarios:

Rodar y Volar Carmen Silza dijo...

Que nos nos suelte la mano el alba, Lola, muy bella forma de expresar, como hay que disfrutar del día a día.
¡Como si fuéramos adolescentes siempre!.
Que pases una feliz tarde de domingo.
Besos

María dijo...

Qué razón tienes, a veces, no damos importancia a todo lo que nos rodea, que es tan grande así como a esos pequeños detalles del día a día.

Un beso.

Maripaz dijo...

Me ha gustado mucho como describes la idea de vivir cada instante de una manera única.
Un abrazo.

CHARO dijo...

Me ha tocado ir a trabajar, durante bastantes años, siendo de noche todavía así que ya no madrugo con lo que me pierdo ese alba maravilloso que tú describes.......me han dado ganas de levantarme un día y asomarme a mi terraza para verlo.Besicos

Mª Jesús Muñoz dijo...

Lola, qué preciosa lección nos dejas, amiga...Vivir cada instante con intensidad, no porque pueda ser el último, sino porque lo atesoramos para luego recordarlo...Pero, todo eso lo aprendemos después del tiempo, cuando nos decidimos a ser nosotros mismos y a sentir con plenitud la vida,que se nos escapa...Mi felicitación y mi abrazo por la magia creativa de tu sentimiento y de tus palabras, amiga.
M.Jesús

Emilio M. dijo...

Carpe diem... ¿verdad, Lola?

Bella forma de recrear un pensamiento, evidencia de que todo en la vida se resume en sentimientos.

Un abrazo muy fuerte.

José Manuel dijo...

Toda nuestra vida está plagada de momentos presentes...momentos vividos sin apenas darnos cuenta.

Feliz día
Besos

Jorge Donato dijo...

Cada día mirar por la ventana y sentir que estamos vivos, y mirarnos al espejo y dedicarnos a nosotros mismos una amplia sonrisa.
La poesía es un buen elemento conductor de enlaces con nuestro alma. Tú de sobras conectas muy bien.
Abrazos.

Lola dijo...

Es una suerte tener esas “cosas pequeñas” siempre cerca de nosotros, las dejamos marchar más de una vez sin sentirlas…
Gracias por vuestra visita y comentarios. Un abrazo.