jueves, 14 de julio de 2016

NO TAN JOVENES...





NO TAN JOVENES...

Ahora que estamos a solas y que ya no somos tan jóvenes…


Ahora que contamos los años por meses, y semanas por días, vivamos hasta que anochezcan nuestras vidas, y no miremos atrás, la vida se vive en el momento siguiente.


Ahora que hay que tener más en cuenta los abrazos que las despedidas, el día a día mas que los sueños sin vivir, es ahora cuando te deseo más que en mis primeros años.


Y me gusta despertar a tu lado, y coger tu mano cuando duermes,  sentir tu aliento en mi espalda, y tu amor repartido por mi cuerpo.


Sin que nadie lo impida… te quiero desde el ser que llevo dentro, y no desde el cuerpo que es lo que esta fuera y al alcance de cualquier mirada.



jueves, 30 de junio de 2016

NADA




NADA


Nada se para, todo sigue su curso menos el sentimiento que se hizo piedra, y ... vida siempre.


Dicen que la energía no se destruye, por eso soy un ser cambiante que casi nunca esta donde se la espera, soy yo la que quiere ese estado, y que mi mente viaje, que tu recuerdo me arrulle desde donde estés.


Me miro, y a veces veo un poco de abandono en mi ser, por los sentimientos también se ve el tiempo pasado, que ha golpeado como el mar golpea la roca, haciendo arenisca en un punto determinado, al igual me mi alma serena y a la vez rebelde por la espera.


El recuerdo me sonroja, y la espera me da calma, el misterio llega en mitad de la película, o como en mi vida... poniendo un final indefinido, que solo el que lee espera, o intuye, por que la vida es demasiado hermosa para no saber vivirla.



martes, 21 de junio de 2016

QUÉDATE Y COMPARTE




QUÉDATE Y COMPARTE


Quédate y comparte el amor que te tengo, para mí sola es mucho, no tiene sentido quedármelo, si no te lo puedo entregar.


Miro como se esconde el sol ahora, sola, mientras recuerdo todo lo que no me dio tiempo a decirte, lo que se quedo en los atardeceres siguientes a tu marcha, a tu huida hacia el horizonte… quédate.


Se mi primer y último amor, ya sabes que soy de ideas fijas, y nadie podrá ser ni una mirada, ni una sonrisa, que eran para ti, para amueblar la casa de nuestros deseos, de nuestra vida en común… quédate.


No me dejes perdida en los por si acasos, ni por la casualidad del adiós, ni de la continuación del donde, no me hagas caso, pero… quédate.


Dejare que mis sueños me lleven a los tuyos, a lo mejor aun queda aquella llama que tanto protegimos para que el amor jamás desapareciese, que  no fuese flor de temporada, sino hoja perenne de lo que jamás desaparecerá de mi, por favor vida de la mía… quédate.


viernes, 17 de junio de 2016

CARTAS DE AMOR




CARTAS DE AMOR


Ahora pienso que jamás escribí una carta de amor ¿o sí...?

si así hubiese sido le habría dicho... 


Amado mío, como te extraño, como deseo que tus manos calienten las mías en este frio mes de diciembre, como deseo que ellas recorran mi rostro.


Como me gustaría pasear por el parque de Gasset de tu mano suave y firme, como me siento segura cuando ellas se juntan con la mías, dándome calor, amor, y deseo.


Como me gustaría tener aquí tu mirada profunda de ojos pequeños, pero intensos, donde veo como me miras, así, como ausente.


Quisiera que no te hubieses ido en busca de un futuro para nosotros, aunque siguiésemos aquí siempre de novios, sin un futuro más que en el pensamiento...


Como añoro la libertad que teníamos paseando juntos, yendo hasta la atalaya por las tardes ya casi oscureciendo, total para ver ponerse en sol, que poco me importaba cuando tu mirada y la mía se juntaban como en un abrazo de amantes eternos.


Amado mío, como te extraño vida de la mía, como paseo mi mirada entre tus fotografías mientras noto en mis oídos tu voz diciéndome... espérame, volveré porque sé que soy tu presente, pero más tú futuro.


Quiero que sepas que si decides no volver porque la vida te tenga preparado algo mejor, y si vuelves algún día después de los años, no me busques en mi casa, en aquella casa junto a la catedral, ve a verme donde reposa mi abuela, porque de seguro que no descansare hasta que no note tus suspiros, y una oración recorra la losa...


Ahora pasado el tiempo pienso que te dije muchas veces te quiero, pero pocas TE AMO, no sé si yo por entonces sabia que eran cosas diferentes, pero ahora que lo pienso y ya sé que lo que me dijiste era verdad, te digo Te quiero, y Te amo para siempre, y que decidí perderme en tu mirada el día que te conocí.


viernes, 10 de junio de 2016

ESA ÚLTIMA TARDE





ESA ÚLTIMA TARDE

Esa última tarde, donde se deshicieron los abrazos  se amaron los besos, y nos quisimos enteros. 


Ese primer gesto, ese querer los dos, esa mirada cómplice, ese querer... lo que tú quieras.


Ese aprender juntos, ese mirar como a medias, esas, lágrimas de felicidad, y ese terminar lo que de nuevo quisimos empezar...


Ahora, camino de Madrid, recuerdo esa última tarde junto al mar de junio, donde fuimos uno porque así lo quisieron los deseos, el tiempo sin tiempo, los abrazos locos por sentirse así, saber que se sintió todo lo que quiso el instante y el tiempo había olvidado.


Camino de Madrid... dejo atrás el mar de mis amores, y esa tarde mágica de amor.

Foto del blog Perfumes y luces de Extremadura

viernes, 3 de junio de 2016

CAMINOS INCOMPLETOS




CAMINOS INCOMPLETOS


Yo no escribo poemas, esos siempre quedan incompletos, yo escribo emociones, sensaciones, y más de una vez me gustaría que fuese un poema, pero no sé, nada engancha con la frase anterior, solo yo se que…


Se desbordan las emociones, que me atan  a sentimientos, que la vida me trato justamente, y solo yo quisiera haber sido mujer de una emoción, sensación o vivencia, pero eso quizás no hubiese enriquecido mi vida.


No es la terminación como pensamos al iniciar las primeras letras, estas siguen su camino, entre bosques de silencios, y palabras alguna vez más que desorientadas, que nos pide el instante después sucumbimos al ayer vivido entre palabras llenas de sentido, y a veces… sin ellos.


Hay veces que el amor sale a raudales, se precipita alegremente, o tristemente, pero escribo, y guardo mis letras, en esos momentos no me reconozco, dejo pasar el tiempo entonces vuelvo, y pienso en esos días que viví que aun me hacen daño, o pienso que suerte tuve de abandonar un camino poco seguro, y felizmente olvidado, pero en ese trayecto pienso ¿cómo hubiese sido el hoy si las letras de mi vida hubiesen continuado escribiéndose…?


Recuerdo a mis ausentes, los que me aconsejaron libremente, los que me dejaron haciéndome daño, a los cobardes como yo que me dijeron, espera, quizás te quieran mañana, pero ahora, pasado el tiempo se que fue necesario el dolor como bálsamo de una vida por vivir no tan gris como yo pretendía, porque después de cada tormenta aparece la luz dulce que ilumina un nuevo camino… necesario.