martes, 4 de noviembre de 2014

AUSENTE




AUSENTE


Miraba la bahía desde el acantilado, la tarde caía, la noche llegaba, la sal besaba mis labios acompañada de la brisa, mi cuerpo gemía, mis ojos lloraban.


Las noches en silencio, y los días sin amparo, las tardes esperándote, las madrugadas en la locura de amarte sin poder hacerlo, el día que llega, la muerte se acerca.


Llegara despacio, al alba, cuando rendida este esperándote, me pillara sin fuerzas, no me resistiré, no luchare, y seguro, seguro, que no te olvidare, ni pasando el tiempo, y sin luz, ausente de mis ojos, ausente de tus caricias, pero mis manos acariciándote en las noches eternas de mi alma sin cuerpo.


Acompaño los últimos recuerdos tuyos, con la llegada del amanecer, serena, ausente mi mente al otro lado de la de la luna, de tu cuerpo, ausente de ti, ausente.


7 comentarios:

Cielo dijo...

Que nostálgico recuerdo. Y, a pesar de su tristeza, sobrevuela una bella esperanza.

Enhorabuena!!!

Rodar y Volar Carmen Silza dijo...

Una nostalgia bellamanete narrada, como es usual en ti Lola.
Tarde pero no me olvido de ti Lola.
Un fuerte abrazo desde Murcia, hoy diluviando.

Mª Jesús Muñoz dijo...

Lola, intensidad en tus letras...Esa luz, que fluye en tu sentimiento es magia y vida y siempre te sorprenderá, amiga...El amor lo llevas dentro y siempre estará contigo...Mi felicitación y mi abrazo inmenso, poeta y amiga.
M.Jesús

CHARO dijo...

Cuanta tristeza me ha trasmitido esta entrada de hoy Lola y es que hay recuerdos que duelen pero que es imposible olvidarlos.Besicos

Teresa dijo...

¿ Me gusta Lola ! Besos.

ReltiH dijo...

ME ENTRISTECÍ...

Lola dijo...

Muchas gracias amigos por vuestras visitas. Un abrazo.