domingo, 30 de noviembre de 2014

ERA DE UN RECORDAR CONSTANTE




ERA DE UN RECORDAR CONSTANTE


Era de un recordar constante, de un amor inmenso como la profundidad de mi ser, mucho más grande que la de los mares de toda la tierra.


Yo siempre me he paseado sujeta de tu mano, y pasaba mis manos por tu pelo ondulado como las pequeñas olas en un mar de calma infinita, como reposaban mis sentimientos cerca de los tuyos.


Todo era un vivir  ahora,  suele ser una trampa pensar en el mañana si el hoy no lo vives, todos los sentimientos, los buenos, hay que vivirlos en un día, mañana ¿que será mañana?


Y se vive enormemente todo el mismo día, pasas del amor templado del principio,  a uno grandioso de  juventud, para al llegar el ocaso sumergirse en el sin miedo, porque mañana… da igual el sentir de mañana, ahora ya estoy perdida en tu mirada de chico bueno, y sonrisa de niño malo...


Siempre fui feliz dentro de tu tiempo, y maravilloso vivir así, nada se acababa, pero fue tan fuerte, que volver a vivirlo cada día seria una verdadera locura, de amor.


7 comentarios:

Navegante Del Alma dijo...

Caramba, recien dejo un mensaje a tu entrada anterior y ya hay otra, a leerla...
Esa sensacion de presente me resulta maravillosa. Tus versos tienen "eso" que no debe faltar, aunque no sepa yo que es.
Mas besos.

CHARO dijo...

Tras los años se descubre lo maravilloso que es el amor en el ocaso de la vida cuando ya no se teme a casi nada y ya ha llegado a la comprensión total con la pareja.Besicos

Norma dijo...

Qué lindo tu escrito, verdadero canto de amor. Gracias.

ReltiH dijo...

SE SIENTEN TUS ADENTROS EN TUS LETRAS. GRACIAS.
ABRAZOS

Mª Jesús Muñoz dijo...

Lola, tienes mucha razón, amiga...Un día da para mucho...Cada instante es mágico, pasamos de la tristeza a la alegría de un momento a otro...Podemos vivir distintas experiencias a cada instante y todas van encadenadas...Mi gratitud y mi abrazo inmenso por ese amor, que te hace crear y recrear la vida constantemente.
Feliz semana, Lola.
M.Jesús

Patty dijo...

Realmente en cada post que dejas se desliza el gran amor que debes o debiste tener por esa persona... me ha gustado mucho, un beso grande preciosa :*

Emilio M. dijo...

¡Carpe diem!

Yo suelo decir que las grandes cosas son atemporales: no tienen pasado, ni presente, ni futuro. Hay que vivirlas en un plano diferente.

Pero la vida no es vida si no la nutrimos del placer de vivir las cosas cotidianas con emoción. Son las pequeñas cosas de nuestra vida, las del presente... las que se cazan al vuelo, las que dan el toque definitivo a todo lo que vivimos.

Excelente reflexión llena de poesía, Lola. Un placer leerte.

Un fuerte abrazo!