martes, 29 de septiembre de 2015

COMO UN BULEVAR




COMO UN BULEVAR

Mi vida era como el final de una estrecha calle, y ni siquiera pensé en cambiar de dirección, pero de pronto, allí a lo lejos apareció un hermoso y bonito bulevar y me quede mirando entusiasmada, y pensando si podría llegar a él.


Hubo momentos de pérdidas, hasta llegar allí otras calles lo atravesaban, eran calles con un gran gentío que no me dejaba ver lo que vi de lejos, y todo se convirtió en aventura.


Y se agitaron las alas del corazón dormido, saliendo de un sueño indefinido, y comenzando a vivir en el resplandor de un sol joven que todo lo iluminaba y quemaba con su fuerza, dando calor a mis noches cuando el frio ya dormía a mi lado hacia años.


Es difícil expresar aquellas tardes de compras, de probadores, besos, abrazos, y risas, aquellas tardes de enero convertidas en días de mayo, comidas y cafés sin final.


Hermosa imaginación la mía, que fue cambiando cuando ya pensé que estaba muriendo, y la paz del señor llegaba a mí, y cuando me di cuenta que un rayo de sol era medicina para mi cansancio, que cambie por esperas, música, y bailes desde el salón del alma.


7 comentarios:

Rafael Humberto Lizarazo dijo...

Hay que intentar llegar a ese bulevar, allá puede estar esperándonos la felicidad... ¡adelante, siempre adelante!

Un abrazo.

sabores compartidos dijo...

Bueno a veces ese rayo de sol nos llega en el momento más oportuno para volver a despertarnos y recordarnos que estamos vivos.
Me gusta la foto tan colorida que has puesto.
Besotessssssssssssssssss

Teresa dijo...

Me encanta ese bulevar. Un abrazo.

CHARO dijo...

Que escrito tan bonito y tan lleno de vida, me ha gustado mucho.Besicos

Antorelo dijo...

El bulevar de los sueños. Un abrazo

Patty dijo...

Imagino la alegría y el cariño de las personas que ha podido apreciar ese boulevar donde se han podido compartir cuantas cosas y sentimientos.. besitos Lola :*

Mª Jesús Muñoz dijo...

Lola, la vida a veces nos regala sorpresas, que nos estimulan, nos ayudan a tener ilusión y fuerza en el camino...Ese bulevar es inolvidable y siempre está ahí presente para recordarnos que nos esperan más bulevares y sorpresas...
Mi abrazo de luz y feliz fin de semana, amiga.
M.Jesús