viernes, 27 de noviembre de 2015

PISANDO EL FRENO




PISANDO EL FRENO


Sé que viví muchas veces pisando el freno, porque sin ser persona alocada más de una vez me hubiese gustado serlo, no pensar tanto en un sueño sin vivir,  y lo peor del todo es seguir soñando al despertarme sin arrepentirme.


Pensare en las veces que camine a tu lado sin cogerte la mano, sin mirar tu soledad, ignorando tus palabras tristes ya repetidas en otras ocasiones, que terminaron por cansarme en vez de entenderte.


He de saber que nadie me empujo por un camino andado cada día, porque anduvimos juntos toda la vida, y mil veces te dije te quiero, y otras mil te mande besos cuando me llamabas por teléfono y me encanta al descolgar decirte ¡que pasa cariño! porque no se decirte de otra manera lo mucho que te quiero, pero más de una vez callé…


Recuerdo una locura que tuvimos juntos, y fue irnos a la playa hacer el amor pero… no pude hacerlo, pensaba en mi cama, en mi casa, en mi tranquilidad y mi silencios, y en esos momentos la luna miraba, y el sonido del mar me confundía.


Mil cosas que me harán arrepentirme de mis días junto a ti, pero en mil años no tendría tiempo de decirte lo mucho que viví a tu lado y lo mucho que me amaste y me cuidaste, las veces que rechace tus caricias por mi tozudez en el día a día, y sobre todo por dejarte a solas con tus sueños no cumplidos.


Cuantas cosas haríamos que no hicimos, cuantos besos daríamos que no dimos, y cuantas veces nos perdimos en la indiferencia de esperar a mañana lo que no quisimos hacer hoy.




10 comentarios:

Rafael Humberto Lizarazo dijo...

No hay que dejar para mañana los abrazos y los besos que podamos dar hoy... pero de todas maneras lo vivido es lo vivido.

Abrazos.

sabores compartidos dijo...

Yo creo que lo mejor es no pensar en lo que no fue y pudo haber sido por que entonces el arrepentimiento te puede llevar a un estado de tristeza y stresarte para lo venidero que será buscado y no dejado a su libre devenir.
Besotessssssssss y mola la foto ejjeje

Teresa dijo...

Lola, pienso lo mismo que tu, pero las cosas pasadas no vuelven, todavía tenemos tiempo de hacerlo. Un beso.

Mª Jesús Muñoz dijo...

Lola, cuánto aprendemos a lo largo de los años...Muchas veces pisamos el freno por prudencia, por miedo o por testarudez...Pero, vamos aprendiendo a intuir la tristeza, el silencio y el amor del que tenemos al lado, que es distinto a como somos nosotras, pero un ser humano con sentimientos y sueños...Mi gratitud y mi abrazo de luz por compartir generosamente tus sentimientos.
Feliz finde, amiga.
M.Jesús

TORO SALVAJE dijo...

Eso nos ocurre a todos.
Miras hacia atrás y te preguntas porqué actuaste de una manera determinada, a veces incluso nos lo recriminamos... pero es que ahora no somos los que éramos cuando sucedió aquello.

Besos.

DEMOFILA dijo...

Cuando retrocedemos en el tiempo nos damos cuenta de lo que hicimos y dejamosnde hacer, de los besos que dimos y de los que no dimos, de los abrazos que dimos y de los que negamos, del amor que dimos y del que negamos, pero eso es inevitable, no se puede retroceder, la vida anda hacia adelante y el tiempo pasa, nada se puede rectificar de nuestro pasado, ya está todo hecho, así que mira arriba y disfruta de la vida, que es corta y hay que vivirla plena y felizmente.
Gracias por tu visita y tu comentario, dices en él lo que se trata en mi entrada se piensa poque vivimos al lado de un amor inmenso que nos acompaña hace mucho tiempo, estoy de acuerdo contigo, esa es la base de ese amor sublime, se va tejiendo a lo largo de los años hasta que llega el final y se da el último punto para cerrarlo.
Sí que tenemos suerte, hemos vividos al lado de nustro amor muchos años, y, si Dios quiere, seguiremos así, hasta que llegue el final de alguno de los dos.
Besos, feliz domingo.

ReltiH dijo...

A VECES EVOCAR DUELE.
ABRAZOS

CHARO dijo...

Siempre me gustó hacer lo correcto ya que siempre me guié por la frase "mira las consecuencias de tus actos".......tal vez de haberme atrevido hubiera hecho alguna locura pero no está en mí y la verdad que alguna vez me he arrepentido de no haber hecho alguna, aunque fuera pequeñita. Besicos

Antorelo dijo...

Siempre hay cosas que debimos hacer y no hicimos. Muy evocador tu poema. Un abrazo

Lola dijo...

Muchas gracias amigos. Un abrazo.