martes, 8 de diciembre de 2015

LAS ROSAS



LAS ROSAS

Yo tuve que aceptar que decir te quiero solo era cosa del instante, porque un te quiero para siempre es relativo, depende de quién te lo diga…


Tuve que aceptar que no llegarías a mí, pero mientas duro fuimos dos seres en uno, un solo pensamiento, un solo día, un sueño en la noche, un para siempre dicho entre los dos.


Yo supe aceptar el adiós sin que llegase el hola… pero el saludo era lo de menos, si que era importante el adiós, el hasta siempre, el bórrame de donde no quiero estar, por eso todo es relativo cuando se dice fuera de contexto, anqué después la persona se marche, el ayer queda como una hermosa postal recibida en un día de lujo inesperado.


Me dijo, abrí la puerta y allí estaba tu ramo de rosas amarillas, dándome la bienvenida, no lo olvidare, porque después de que se marchitasen, cada vez que entro a casa allí veo el hermoso ramo ya imaginado, pero sé que jamás te irás, ni yo podre hacerlo, nos unen… las rosas.




7 comentarios:

sabores compartidos dijo...

Bueno a ver si a la segunda me deja jajaja
Decía que siempre habra algo que te recordara a quien estuvo en tu vida y aunque las rosas esten marchitadas tendrás presente lo que pudo haber sido y no fue o lo que hubieras querido que nunca será.
Cuidate mucho
Besotessssssssssssss

Teresa dijo...

Un beso Lola.

CHARO dijo...

Mientras sigan en la mente esas rosas no acabará nunca esa unión.Besicos

Mª Jesús Muñoz dijo...

Esos momentos quedan en el corazón y nada, ni nadie los borrará, Lola...El recordará las rosas amarillas y tu también, por eso os seguirán uniendo en el recuerdo, amiga.
Mi felicitación y mi abrazo de luz por tu constante y entrañable inspiración, que nos va dejando tus mejores rosas...
M.Jesús

TORO SALVAJE dijo...

Esas rosas siguen igual que el primer día, en tu corazón.

Besos.

Patty dijo...

Un gesto lindo y muy romántico sería guardar una de ellas entre las páginas de un libro :D besitos Lola me encantó tu post.

Lola dijo...

Muchas gracias a todos por vuestros hermosos comentarios. Un abrazo.