sábado, 30 de julio de 2011

ESCUCHABA TU VOZ



ESCUCHABA TU VOZ

Escuchaba tu voz y, mí mente se desplazaba hasta lo mas profundo, entonces cada palabra se confundía con lo eterno, y un volver a ti en cada segundo.


Hechizada, dejaba de ser yo para ser lo que tu querías, y me perdía entre tus historias, a veces deseando ser uno de sus personajes, seguramente inventados por ti, pero me dejaba seducir en el encuentro, se desbordaba mi ser cuando el personaje de tu historia podía era yo.


Los gemidos entrecortadamente no me dejaban articular palabras, para después caer en el pozo del desespero, cuando tus labios callaban, y tu música invadía mi cuarto.


Después todo ceso, en mi quedo la nada del silencio, la niebla de lo absurdo, el mañana indiferente y…


Un adiós, se convierte en un corazón que se va, y deja la mitad con quien se queda, al borde del fin del mundo.



9 comentarios:

Luciana Pereyra dijo...

me encanto, y para ser sincera me llego.
me gusta mucho tu blog, lo voy a leer mas seguido!

http://rodeadade-incognitas.blogspot.com/

María dijo...

Ay Lola qué desgarrador, cosa que se acrecienta con la buenísima elección de la foto que has hecho.

Y el final lo has clavado, lo de "al borde del fin del mundo" es buenísimo, el mejor broche que podías haberle puesto.

Besos

♥hadama♥ dijo...

al igual que comenta maria desgarrador con final enorme un fuerte abrazo lola

RELTIH dijo...

UFFFFF, PEGAN DURO TUS VERSOS.
BESOS

MORGANA dijo...

Mi querida Lola,duele hasta el alma tu bello poema,aunque es muy hermoso.
Millones de besos.
Como me sentía con fuerzas he publicado una entrada,aunque no podré comentaros en todas las vuestras.
Un abrazo enorme.

alp dijo...

En mí quedo la nada del silencio...como siempre me gusta lo que escribes. Un besazo desde Los Urrutias.

Javier Domingo dijo...

Bella despedida.
Un saludo

Lola dijo...

Hola amigos, Luciana, María, hadama, RELTIH, MORGANA, alf, y Javier, muchísimas gracias por contestar a mi escrito. Os mando un fresco abrazo desde el mar.

Julio Dìaz-Escamilla dijo...

El amor, en una parte de su recorrido, es una ilusión, una invención que todos hacemos dentro de nosotros mismos del ser amado. Lo inventamos a nuestra manera, medida y gusto. Luego nos enteramos demasiado tarde.
Un abrazo.