lunes, 25 de noviembre de 2013

BESOS PROHIBIDOS



BESOS PROHIBIDOS
Siempre me hablaron de los besos prohibidos, y yo me pregunte si eso hay que prohibirlo, es la emoción del quererse, es la llave del joyero de mis quereres del tiempo, es lo prohibido lo que me provoca, es sentirlo todo cerca de tu boca.
Yo que siempre cumplo con las leyes, pero sé que me gusta lo prohibido, y cerrar mis ojos junto a los tuyos para no ver lo que me vas hacer, y sorprenderme con el recorrido nuevo que haces sobre mi cuerpo, y despertar años de lujuria... dormida.
Quise despertar en brazos de lo desconocido, del tiempo que paso desperdiciado, de ese tiempo que no pude calmar mis ganas ni mis ansias, mi despertar temprano después de haber dormido con pesadillas y a solas.
Y cuando mi cuerpo temblaba por tu indiferencia yo pensaba... mañana despertara enamorado, ansioso de besos, y de todo lo prohibido, porque mañana... mañana será otro día.

8 comentarios:

CHARO dijo...

He leído tu escrito y sé que es tu imaginación la que te hace escribir y que no tiene nada que ver con tu propia vida pero te expresas de una forma tan real que da la impresión de que escribes desde tus vivencias. Por cierto debo de ser una persona muy rara porque siempre he huido de todo lo prohibido, siempre me gustó lo seguro y sin complicaciones que ya la vidas te lo complica todo cómo para ayudarla a complicarla más todavía.Besicos

Lola dijo...

No amiga Charo, a mi también me gusta caminar sobre caminos seguros, pero lo prohibido me hace escribir historias que jamás se me hubieran pasado por la cabeza vivir, ya ves, yo también soy rara. Gracias amiga. Un beso.

Emilio M. dijo...

He leído tu escrito, Lola, y he leído estos dos primeros comentarios. He de decir que la rutina (lo repetido hasta el aburrimiento) es vida no vivida, que la ilusión (como ocurre en los niños) es indispensable para sentir que la vida es vida. No creo que sea "lo prohibido" el objeto de nuestra intención, sino algo mucho más sencillo: el ansía de recorrer nuevos caminos cuando solo los arriesgados y prohibidos son los que que parecen quedar.

En cualquier caso, me ha gustado mucho tu escrito. Sea autobiográfico o no (que es lo de menos) lo importante es el retrato que dejas y el placer que produce en quienes lo leeemos. Precisamente porque nos ayuda a vivir, en cuerpo ajeno, otras vidas y otros caminos, algunas veces prohibidos.

Un abrazo muy fuerte. Un placer...

Lola dijo...

Hola Emilio, lo prohibido es la sal de la vida, pero hay que pensar que queriendo mucho a tu marido, o pareja, aunque más de una vez se viva en la rutina es una suerte poder vivirla, después llegan los sueños, y para las personas que lo desean… lo prohibido. Me ha gustado tu comentario, muchas gracias por pasar también a este blog. Un abrazo.

Kasioles dijo...

Yo soy de las que pienso que, en el amor, está todo permitido. Una manifestación de amor, te llega al alma y hace que vibre el corazón.
Nunca hay que perder la ilusión y la esperanza.
Cariños y un fuerte abrazo.
Kasioles

Lola dijo...

Hola Kasioles, yo también pienso que al llegar la casa, y cerrar la puerta de tu dormitorio (yo jamás he cerrado la puerta para oír a mis hijos) cada uno puede hacer lo que le de la gana, que no hay nada prohibido, pero yo soy de las que hace lo que quiere en ese aspecto, soy mayor de edad, y no tengo porque martirizar un cuerpo que además es el mío. Ya ves siempre con sentido del humor. Gracias por tu comentario. Un abrazo.

Amilcar Blanco dijo...

Los besos se encienden con la vista, el tacto, los volúmenes y tersuras del cuerpo amado y nos animan a recorrerlo, a buscar todos sus secretos y lugares erógenos para rodearlo y despertarlo y llevarlo al placer extremo. Muy sensual y excitante tu poema. Besos-

Lola dijo...

Los besos siempre intentando que sean preludio de lo que llegara después, siempre es una buena llave para empezar a… quererse. Gracias amigo Amílcar por tu comentario. Un abrazo.