viernes, 7 de noviembre de 2014

YO ELEGÍ




YO ELEGÍ

Yo  elegí a mi rey, yo construí mi palacio en su cuerpo…


Fui reina y señora de su frio al principio, donde la pasión no llegaba, y donde la nada me alcanzaba en cualquier momento, mi rey como casi todos los reyes tenía mucho que hacer…


Fui el instante y rebeldía, cuando nadie le llamaba, cuando el sol caía y se sentía solo, yo fui el lucero del alba dejando que se acercase el sol para volverse a marchar.


Fui constancia, fui alimento, fui sueño, para al marcharse dejar de serlo todo.


Me dejaba querer en sus noches sin sueño, y mis días de torturas al marcharse, pero él era mi amor, y siempre lo supo, yo le quise así, le quiero como es.


Nada estaba controlado, la dejadez del momento es lo mejor que puede llega a la vida, cuando los años lo dulcifican todo, y la serenidad se queda para siempre acompañando el alma.



Fui el reposo del guerrero, donde llagabas después de tus” batallas” perdidas o ganadas, yo no sé hacer preguntas, porque solo tu presencia lo iluminaba todo, no hay nada que preguntar y si mucho por sentir.



7 comentarios:

CHARO dijo...

Cuando se quiere tanto las preguntas sobran solo los sentimientos hablan con gestos y en silencio . Besicos Lola

Mª Jesús Muñoz dijo...

Precioso, amiga...Ser reposo del guerrero y llenarlo de fuerza y luz...Todo lo que damos vuelve, el universo mira y decide...Lola...Mi felicitación y mi abrazo grande por la entrega y generosidad de tus letras...
Feliz fin de semana, Lola.
M.Jesús

Rosi dijo...

¡Me ha encantado tu entrada Lola, llena de sentimiento, pasión ...y dulzura!-
Ando superliada, y teneis que perdonarme si no visito a mis amigos todo lo que quisiera.
Un fuerte abrazo.
Rosi

Entre palmeras... dijo...

Definitivamente, mucho que sentir.

Solamente el verdadero amor se engrandece con la entrega.

Abrazos, Lola y linda semana por comenzar

Lola dijo...

Muchas gracias por pasar y comentar mi entrada. Un abrazo.

José Manuel dijo...

Entrega total tu elección.

Besos

Lola dijo...

Gracias Jose Manuel po tu visita. Un abrazo.