miércoles, 4 de febrero de 2015

LLEGABA EL MOMENTO




LLEGABA EL MOMENTO


Estaba al borde de la muerte pero aun no lo sabía, solo quería dormir, y su cuerpo se empeñaba en recordar cosas que le 
habían pasado y que no quería apartar de su pensamiento 
porque le producían cierto placer, entonces surgió…


Un amor tan grande que le había dado la vida cuando ya apenas 
la tenia, y empezó a recordar cómo había surgido, entonces sonrió 
y se dejo marchar a donde no hay regreso, y donde la energía 
es la mejor forma de vida.


Recordó su bella voz llena de matices dulces, y a la vez una fortaleza que cuando se hallaba perdida le daba fuerza para 
seguir adelante, supo que tuvo la suerte de sentir la pasión 
en estado puro, y la comprensión enorme que solo se les
 da a los hijos cuando se sienten perdidos,  cuando se sabe 
que todo tiene que ver con una  mirada que ya 
te acerca al cielo.


El amor surgido de la nada fue tan fuerte, que después 
de marcharse vivió para tener  palabras de entonces a 
lo largo del día, y supo que había llegado como el mejor 
de los regalos cuando ya nada le importaba, 
y su vida menos aun.


Y se durmió plácidamente cuando una luz rodeo su cama, 
y su voz pronuncio su nombre.





9 comentarios:

CHARO dijo...

La imagen de hoy da un poco de "yuyu" pero el escrito es precioso Lola.Besicos

Char dijo...

Hermoso Lola, ese final...precioso.
Que termines bien la semana, besos.

Emilio M. dijo...

Muy bello, Lola, este recorrido por las esencias del amor y de la vida.

Transmites una gran sensación de paz en este retrato de la muerte, y es que realmente la muerte se queda en nada cuando la vida fue plena.

Un fuerte abrazo.

anayaika dijo...

Uff...como siempre emocionas. Besoss

Marina Fligueira dijo...

Un relato muy bien plasmado hermoso. y triste a la vez.

Un placer leerte.
Besos.

Mª Jesús Muñoz dijo...

Lola, nos dejas con esa llegada de la fuerza del amor a las puertas de la muerte...Ese amor, que nos dará la mano para regresar a casa y que tantas veces nos ha dado su aliento, su fortaleza y su esperanza...Muy bueno, amiga...Tu escrito nos aporta fé en la vida y confianza...Todo vale la pena, cuando sabemos que no estamos solos, que la Providencia nos alienta.
Mi abrazo grande, Lola.
M.Jesús

José Manuel dijo...

El ultimo recuerdo antes del fin.

Besos

Jorge Donato dijo...

No sé que ha de sentirse cuando uno está esperando deshacerse de su último aliento de vida, pero posiblemente, no habrá mejor manera de afrontarlo que beber del recuerdo de esos labios amados.
Precioso amiga, un abrazo.

Lola dijo...

Muchas gracias a todos por vuestra visita. Un abrazo.