viernes, 23 de octubre de 2015

LOS PUENTES




LOS PUENTES

No fue suficiente que se rompiesen los puentes de nuestros deseos, porque solo yo quise que eso no fuese un obstáculo, pero ahí murió mi esperanza de un después...


Y es verdad que lo roto así debe de dejarse, no hay pegamento que deje las cosas como nuevas, siempre queda una cicatriz que será perpetua, y ya nada será lo que antes fue, ni si quiera el olvido.


Nada hay más triste que recordar amores pasados, que ya desapareció de la mirada, aunque el corazón siga viviendo de aquellos momentos que tú alimentas de palabras, sueños, y caricias por que ya nada existe.


Vivo sin olvidarme que fui tuya, y hoy se que jamás olvidare mis primeros años, y más aun los últimos, donde veo llegar mi otoño precioso, en un tiempo lluvioso y frio.



8 comentarios:

sabores compartidos dijo...

cierto que de lo roto solo queda el olvido aunque este siempre está presente en nuestras vidas y las cicatrices son difíciles de cerrar definitivamente.
jaja alguna vez has probado a escribir con un gato de 8 kilos encima de tu brazo? jaja pues lo estoy haciendo ahora.
unos besotes

Teresa dijo...

Buen día Lola.

María Perlada dijo...

Cuando el amor se va es como si se partiera un trozo de corazón peri siempre quedará el recuerdo de lo vivido y sentido.

Un beso dulce de seda.

CHARO dijo...

Es verdad Lola, cuando se rompe "algo" la cicatriz quedará ya para siempre, no hay "pegamento" capaz de tapar esa cicatriz.Besicos guapísima

Patty dijo...

A veces es bueno recordar los momentos vividos llenos de felicidad, quizás las tristezas se deberían recordar poco :* bello me encantó un abrazo Lola :*

ReltiH dijo...

QUEDÉ TRISTE...!
ABRAZOS

Lola dijo...

Muchas gracias por vuestra visita y comentario. Un abrazo.

Mª Jesús Muñoz dijo...

Lola, lo que quedó en el ayer, aún es presente y aún lo sentimos...El amor nos se rompe, se queda dormido y vuelve a despertar en otros ojos y en otra alma, amiga...Mi felicitación por esa creatividad constante y entrañable, que nos conmueve a todos.
M.Jesús