viernes, 3 de junio de 2016

DEJE DE MORIR EL VIENTO




DEJE DE MORIR EL VIENTO


Deje de morir el viento, cerca de mis desventuras, agarrándome a ellas sueño, más cerca de mis locuras, que todo es del eterno, y lejos quedan mis dudas.


Posan las mañanas siempre, en mis noches despejadas, donde paseo cantado bajito mis sentimientos, que se convierte en lamento, de lo que ya se fue volando, de lo que se quedo en mi muerto, en mi sentir sin  pasiones, lejos, lejos ya de mis lamentos.


Enamorarte de alguien que se merezca  tu vida, que no pasee tu día en balde, como camino perdido que ya no pisa nadie.


Enamorarte de alguien, que te quiera por entero, que nada mas necesite, que sea  siempre  sincero, que nada sirva de nada si otra cosa pretendo, si te vas al otro lado, lejos ya del sentimiento, a oscuras no quiero sentirte, ni en mi colchón, ni en mi cuerpo.


Pero quedaban reproches, medio muertos de añoranzas, de soportes y de sueños, que se convirtieron el velas, velas para tu velero, que no navega los sueños, ni siente ya  mis desvelos, que ni recoge el viento, ni tempestades de lejos.




No hay comentarios: