martes, 21 de agosto de 2012

ÉL ERA...




ÉL ERA...


Èl era como las gotas de rocío que aparece durante la noche en los coches, pero que al llegar el día ya se han evaporado, hasta el próximo amanecer.


Era una sonrisa que se desprende de ti sin darte cuenta, solamente sale espontanea, pasa por tu rostro dejando un halo de luz que todo lo dulcifica.


Podía hablar de las cosas más profundas, mas mundana, o más insignificante, el siempre daba valor a las palabras haciendo de cada charla un nuevo camino por descubrir.


Yo podía enséñale cientos de fotografías de mis amaneceres, y su sonrisa se refleja cada tarde en los atardeceres ya vividos, y en los de hoy, que se que tampoco llegara.


¡¡¡Que generoso fuiste conmigo al dedicarme todo tu sentir!!! nada de tus problemas, que no querías compartir para que yo no sufriera, ¡¡¡Que hermoso fueron todos esos años!!! Nada comparados con el hoy, solo de espera.


Él fue para mí como un terreno sin explorar, lleno de misterio y alegría, donde yo supe desde el primer momento que encontraría un tesoro… Mi destino.



18 comentarios:

Diana Ƹ̴Ӂ̴Ʒ dijo...

Bella composición, a quien un día trajo tantas cosas bellas a tu vida.

Abrazos alados, Lolita.

Feliz semana!

Patricia 333 dijo...

Él fue para mí como un terreno sin explorar, lleno de misterio y alegría, donde yo supe desde el primer momento que encontraría un tesoro… Mi destino.

Mis ojos se llenan de lagrimas , no de tristeza sino de tantos sentimientos y recuerdos que tus lestras me hacen recordar

Mil besoss !

Lola dijo...

Hola Diana, muchas gracias querida amiga, siempre vienen bien las palabras dulces que hacen que el café de la mañana sea menos amargo. Un enorme beso.

Lola dijo...

Hola Patricia, nada le lagrimas, aunque sean solamente de recuerdos.
Somos unas sentimentales, y lloramos por casi todo lo que nos llega, para mí siempre son un alago tus palabras pero hoy mas, mis hijos terminaron ayer sus vacaciones y mi marido y yo nos quedamos solos, pero a la vez tranquilos sabiendo que todo lo hemos hecho para que ellos estuviesen lo mejor que se puede estar fuera de sus casas.
Un abrazo enorme querida amiga. GRACIAS.

CHARO dijo...

De tu escrito de hoy me quedo con la última parte: "Él fue para mí como un terreno sin explorar, lleno de misterio y alegría, donde yo supe desde el primer momento que encontraría un tesoro… Mi destino".......Lo encuentro perfecto.Besotes

Alma Mateos Taborda dijo...

Qué precioso texto tan lleno de ternura y encanto que eriza la piel. Muy bello! Un abrazo.

ReltiH dijo...

NO SÉ, PERO A VECES SIENTO EN TUS LETRAS EL TEMOR DE PERDERLO TODO.
UN ABRAZO

Lola dijo...

Hola Charo, muchas gracias por recordar el último texto, yo enseguida olvido, casi mejor, nada de dejarme cosas por el camino, como dicen en mi tierra, usar y tirar, sin más. Un beso grande amiga.

Lola dijo...

Hola Alma, muy lindas tus palabras. GRACIAS. Un beso.

Lola dijo...

Hola Reltih, no amigo, no sientas temor, solo es un escrito, no puedo perder lo que no tuve. Gracias por tu comentario. Un abrazo.

Lapislazuli dijo...

Hola Lola un post lleno de sentimientos a flor de piel
Estupéndo
Un abrazo

anayaika dijo...

Lola, preciosa entrada. Mi destino...el hilo rojo invisible que nos une...que nos vincula más allá del amor y de la tristeza.
Un beso amiga

Char dijo...

Casi sin palabras...humilde y simplemente hermoso.

Felicitaciones Lola, besos.

Lola dijo...

Hola Lapislázuli, muchas gracias por tu visita y tu comentario. Un beso.

Lola dijo...

Hola Ana, si que el destino a veces juega malas pasadas, porque al conocer a las personas, hay veces que ya llegan tarde, aun así, enamorarse es simplemente necesario. Gracias amiga por tu comentario. Un beso.

Lola dijo...

Hola Char, difícil es que tú te quedes sin palabras… pero me ha gustado tu comentario. Muchas gracias. Un abrazo.

antonioe dijo...

en el corazón de esa querida poeta él siempre será su estrella. qué dulces palabras y que hermoso es saberse el destino de alguien... es un sentimiento muy tierno, desde luego. un saludo.

Lola dijo...

Hola antonioe, muy agradecida por esas amables palabras inmerecidas. Gracias. Un abrazo.