lunes, 10 de febrero de 2014

NUNCA SONREÍ




NUNCA SONREÍ
Nunca sonreí como niña, mis labios siempre fueron de mujer un poco malévola… que anda por la vida dejando algún que otro cadáver enamorado.

Fui mujer de fácil sonrisa y mirada oscura como la noche, mis ojos tienen ese color, por eso no me cuesta pasearme entre las sombras de la soledad, aunque como dice mi hermana… tu nunca estas sola ¿y ella que sabe...?

Siempre fui fuerte de puertas para afuera, pero en mi sillón es otra cosa, porque en este reino solo llora la reina, yo.

Pero solo aparecerá de nuevo el juego de trenzarnos tu y yo cuando en sol ilumine nuestro rostro, y la vida me envié un suspiro fuerte y profundo, ahora el corazón late a media asta… ahora necesito ver de nuevo el sol a la llegada del alba.





8 comentarios:

Antorelo dijo...

A veces, cuando nos encontramos a solas con nosotros mismos, no podemos engañarnos. Hermoso texto.
saludos

CHARO dijo...

Precioso texto donde encuentro una gran verdad.......las tristezas se las dejamos a la soledad, que poco nos gusta que nos vean llorar.Besicos

Lapislazuli dijo...

Conozco esa coraza para los de afuera
Abrazos

Teresa dijo...

Precioso. Besos.

Rosi dijo...

No eres tu sola Lola la que reaccionas de distinta manera puertas afuera y puertas adentro...Pero es natural.
La coraza con la que salimos a la calle, nos oprime demasiado al llegar a casa, por eso nos la quitamos.
, ¡y todo lo que hay dentro...fluye!.
Magnífico,Lola.
Un cálido y fuerte abrazo.
Rosi

Lola dijo...

Muchas gracias por vuestros hermosos comentarios. Un beso grandote.

José Manuel dijo...

Necesidad de sacar todo lo que nos habita en el interior.

Besos

Lola dijo...

Gracias José Manuel, es bueno hacer limpieza dentro del ser. Un abrazo.