domingo, 19 de octubre de 2014

TENIA




TENIA

Tenia un amor de toda la vida, y una pasión de cinco minutos, pero se entregaba al primero siempre soñando con el segundo, que se había convertido en luz de sus días, y martirio de sus noches.


Dejaba que corriese el tiempo, al igual que ella corría hacia un recuerdo, y solo sonreía después de verle en sus sueños, precipitándose en una locura sin sentido (porque eso es una locura) y olvidándose de todo lo demás,


Envolvía sus caricias en las bolsas que traía de las mejores compras, poniéndole a cada recuerdo una firma, y guardándola en el fondo de su armario particular e intransferible, pero era su vida, y la vivía como quería, dejando apartadas realidades para vivir solamente sueños.


Y moría de amor cada día que el no aparecía, y cuando eso pasaba  en su rostro aparecía la tristeza, el cansancio y él desanimo, que siempre la perseguían aunque más de una vez de pregunto ¿porque se sentía así? sin hallar respuesta.



Y se canso del amor de siempre, y de la pasión de nunca, dejando todo reposando en un armario de recuerdos, y una vida que decidió dejar de vivir.


5 comentarios:

CHARO dijo...

Siempre el amor y el desamor son fuentes de inspiración para tí Lola....una entrada estupenda.Besicos

Lola dijo...

Gracias Charo, siempre es un placer leer tus letras. Un beso.

Entre palmeras... dijo...

Que triste, un amor que nunca es completo...

Lo describes y duele.

Abrazos y linda semana, Lola

Jorge Donato dijo...

El amor no siempre deja su cara dulce y feliz,también se muestra demoledor.
Genial, un abrazo.

Mª Jesús Muñoz dijo...

Qué bien expresas ese sentimiento contradictorio ante las encrucijadas de la vida, amiga...A veces no valoramos lo que tenemos, porque ansiamos lo que no tenemos, ni quizá tengamos nunca...Pero, somos humanos e imperfectos y caminamos aprendiendo siempre...Mi felicitación y mi abrazo inmenso por tu buen hacer y tu cariño,amiga.
M.Jesús